9 claves para identificar una catedral gótica

1

La semana pasada le dábamos un repaso a los elementos más característicos de la iglesia románica en territorio peninsular, con el fin de poder identificar una fácilmente si nos topamos con alguna durante nuestras jornadas en el Camino. Esta semana le toca a la catedral gótica, tipología arquitectónica por excelencia de la Europa Occidental entre los siglos XIII y XV. Es cierto que son significativamente más fáciles de identificar que un templo románico, pues poseen características más evidentes, pero también es común que se confundan con las realizadas en el periodo barroco (aunque como veréis al final de esta serie de entradas, son muy diferentes). Y que leches, que uno se siente bien cuando puede explicarle a sus acompañantes ciertos temas ¿o no?

Elementos de una Catedral gótica prototípica

Elementos de una Catedral gótica prototípica

Principalmente catedrales

Aunque también se construyeron palacios, lonjas, ayuntamientos e incluso pequeñas iglesias, como ya aventuraba en el inicio de la entrada, lo más representativo de este periodo fueron las catedrales. Las razones de la evolución de la pequeña iglesia románica en la gran catedral gótica son varias, y van desde transformaciones económicas a culturales, pasando por cambios políticos y avances tecnológicos. La población europea no paraba de aumentar, y el cristianismo seguía expandiéndose, por lo que empezaba a ser necesaria la construcción de templos de mayores dimensiones para realizar la liturgia; por otro lado el cristianismo también crecía en cuanto a poder y a nivel económico, lo que resultó en edificios más espectaculares reflejo de este nuevo estatus, algo solo posible gracias a los avances en las técnicas de construcción.

Planta basilical de cruz latina

Una de las características que comparten templos románicos y góticos es la tipología de la planta. Comúnmente se trata de plantas basilicales y basilicales de cruz latina, con tres naves (en ocasiones cinco), la central más ancha y alta. Esta cualidad suele extenderse a al transepto y a la girola.

Catedral de peregrinación: la girola o deambulatorio

Durante el periodo gótico, la peregrinación fue un fenómeno en alza. Tanto es así, que la mayoría de las catedrales contaban un elemento en su arquitectura, la girola. Su función era simple y brillante: permitir a los peregrinos visitar el altar mayor y las reliquias en él expuestas sin interrumpir la liturgia (de ahí lo de deambulatorio). Hay que matizar que aunque la girola nace en el románico como elemento del templo, es en el gótico cuando se generaliza y cobra mayor importancia.

Girola o deambulatorio (Wikipedia)

Girola o deambulatorio (Wikipedia)

Verticalidad

Gracias a los avances en arquitectura y a las nuevas posibilidades constructivas, el templo gótico puede desarrollarse en altura mucho más que sus antecesores románicos (y ya no solo en las dos torres de la entrada principal), adquiriendo así una de sus propiedades más significativas: la verticalidad.

División del alzado en varios pisos

Al incrementar su altura, la división del edificio en distintos pisos se hace patente. Lo normal es que la catedral gótica tenga una división tripartita o cuatripartita. Cada piso tiene una denominación propia, a saber: arcada, tribuna, triforio y claristorio, dispuestos como podéis ver en la imagen inferior. En el caso de que el alzado sea tripartito, la catedral carecería de tribuna.

Alzado de una catedral gótica - Dizionario dellArchitettura francese dal XI al XVI, Eugene Viollet le Duc (Wikipedia)

Alzado de una catedral gótica – Dizionario dellArchitettura francese dal XI al XVI, Eugene Viollet le Duc (Wikipedia)

El alzado: bóveda de crucería, arco apuntado, arco arbotante y contrafuerte.

Los arcos y bóvedas también sufren un cambio respecto al románico. Mientras que en aquel dominaban el arco de medio punto y la bóveda de cañón, en el gótico lo característico es el arco apuntado y la bóveda de crucería. A esto hay que sumarle el uso de arcos arbotantes (innovación que permitía a los arquitectos hacer las naves centrales más altas) y un uso más habitual del contrafuerte.

Tipos de arqueria y cubierta. Imagenes Dicionario Visual de terminos Arquitectonicos. Editorial Cátedra. Edición VOJO

Tipos de arqueria y cubierta. Imagenes Dicionario Visual de terminos Arquitectonicos. Editorial Cátedra. Edición VOJO

La desmaterialización del muro: la importancia de las vidrieras

Mejores medios constructivos no sólo posibilitaron templos de mayores dimensiones. Las grandes vidrieras características de las catedrales góticas son un gran ejemplo de ello. Gracias a las innovaciones en arquitectura, los muros que soportan la estructura arquitectónica no necesitan ser tan macizos, y las ventanas pueden ser mucho más grandes que las del periodo románico (mucho, pero que mucho más). Aunque es cierto que en ellas se puede ver un representaciones iconográficas con una función tanto decorativa como doctrinal, su principal función era la de crear un ambiente místico dentro del templo, usando para ello la luz del día que coloreaban con los pigmentos que les otorgaban los maestros vidrieros. Esta característica, y la riqueza material del gótico en general, tienen su origen en la figura del abad  Suger de Saint Denis, cuya filosofía afirmaba que la contemplación de la belleza material permite elevarse al conocimiento de Dios.
El hecho de que la vidriera sustituya al muro de piedra hasta casi hacerlo desaparecer (bueno, entre comillas) es lo que se denomina “desmaterialización del muro”, cualidad de la que la Saint Chapell de París es el paradigma (y también en cuanto a lo de la verticalidad. Mmmmm sí, de eso también).

Saint Chapelle, Paris. Blog de ana Cob (Blogspot)

Saint Chapelle, Paris. Blog de Ana Cob (Blogspot)

El rosetón, la firma inequívoca de la arquitectura gótica.

En relación con la importancia de las vidrieras y la luz en el gótico también hay que destacar destacar el rosetón. Se trata de un vano, generalmente de forma circular, que se establece en una o más entradas de la catedral. De existir solo uno, este estará en la entrada principal, enfrentado al altar mayor, al cual ilumina directamente en determinada hora del día (su función principal); de haber más, estos se dispondrán además en los accesos que corresponden al transepto.

La evolución de la portada monumental

En el gótico, la tenencia de la portada monumental no sólo continúa, sino que se hace recurrente (algo lógico, si recordamos que la iglesia católica tenía más recursos económicos). No obstante, hay cambios significativos:

La escultura sale de la estructura arquitectónica. Si en el románico lo que abundaba eran las representaciones en alto y bajo relieve, en el gótico, aunque en ocasiones mantiene el primero,  hay una tendencia hacia la escultura de bulto redondo.
La escultura no está subordinada a la arquitectura. Al contrario de lo que pasaba en el románico, la escultura que decora la portada ya no tiene que adaptarse a las formas arquitectónicas. Esta y la primera característica, son consecuencia una de la otra.
Portada abocinada, o dicho llanamente, la portada disminuye (o aumenta) de tamaño progresivamente conforme nos acercamos a (o nos alejamos de) la puerta, lo que da una sensación cónica.
Definida por un arco apuntado, que sustituye al de medio punto típico del románico.

Como una imagen vale más que mil palabras, os dejo una comparativa en la que pueden verse todas estas características.

Tímpano de la Puerta del Cordero, San Isidoro de León y Puerta del Sarmental, Catedral de Burgos. Lourdes Cardenal y Zarateman (Wikipedia)

Tímpano de la Puerta del Cordero, San Isidoro de León y Puerta del Sarmental, Catedral de Burgos. Lourdes Cardenal y Zarateman (Wikipedia)

Y esto ha sido todo por hoy. La semana que viene finalizaré esta serie de post, con una entrada en la que hablaré de las características propias de las catedrales barrocas, que aunque en comparación con las construcciones románicas y  góticas no son tan abundantes, sí que tienen representación de calidad en suelo patrio.

Fotografía de la portada: Ely Cathedral, Gary Ullah (Flickr).

Share.

About Author

Sergio De Arriba

Graduado en Historia del Arte, trabajo como Gestor de Contenido Cultural y arquitecto de rutas en VOJO, aunque de vez en cuando también realizo vídeos corporativos e ilustraciones. En este blog mi intención es mostraros el Arte de la forma más atractiva y sencilla posible, alejándome de descripciones complejas pero sin olvidar los métodos científicos que acompañan a la teoría artística.

1 Comment

  1. Juan Miguel Vaca on

    Gracias y enhorabuena por los contenidos de tu blog.
    A los que sabemos poco, nos viene muy bien un lenguaje tan accesible.
    Un saludo.
    Juan Miguel Vaca

Leave A Reply