Bebes en mochilas

0

Antes de que yo naciera, mi familia tenía la tradición de hacer los caminos en Hickory Run State Park, en las Pocono Mountains en Pennsylvania. Después de nacer, la tradición siguió a pesar del trabajo extra necesario que suponía llevar a un bebé a través de los caminos. En mi familia, la persona más joven (aparte de mi) tiene siete años más que yo, así que, mi presencia definitivamente frenaba el proceso para los otros miembros de la familia. La solución fue ponerme en una mochila a espaldas de mi padre, con una martillo de plástico que usaba para divertirme y molestarle. No tengo recuerdos de esto, y no sé porqué mi padre lo soportaba, pero mi familia me asegura que eran una situación muy cómica.

carolyn_tony

El viaje desde el barrio donde crecí en Philadelphia hasta el parque natural duraba poco más de dos horas. Hacíamos ese viaje varias veces cada año para disfrutar de la belleza de los cambios de estación. Mis primeros recuerdos de senderismo y camping son de nadar en las piscinas naturales que formaba el arroyo, y deslizarme sobre piedras suaves gracias al musgos que crecía sobre ellas. El agua siempre estaba muy fría, pero a mis hermanas y a mí nunca nos importó. En aquellos días, probablemente pasábamos más tiempo parados que caminando, ya que mis piernas pequeñas no podían mantener el mismo ritmo que los otros.

Con el tiempo, y a medida que yo crecía, nuestras rutas se hicieron más largas y más difíciles. Nuestro tramo favorito de los caminos de Hickory Run se llamaba Shades of Death, nombre que suena mucho peor de lo que realmente es. Sin embargo, es uno de los caminos más difíciles del parque, y por eso, siempre está menos transitado. El estrecho camino pasa por una zona de rododendros que es muy bonita en verano. Otra de mis áreas favoritas es Boulder field, un lugar que se formó durante la época glacial, cuando el hielo derretido arrastraba rocas grandes montaña abajo durante la época de verano. Siempre nos divertíamos trepando sobre las rocas, intentando ver quién podía cruzar más rápido. Seguro que a mi madre no le gustaba el juego tanto como a nosotras ya q

pocono_glaciar

En los Estado Unidos, el “Labor Day” tradicionalmente señala el fin del verano, y tambien, está muy cera de mi cumpleanos. Durante mucho tiempo, pasábamos fines de semana largos en los Poconos para celebrar mi cumpleaños y disfrutar del fin del verano antes de que mis hermanas y yo tuviéramos que regresar a la escuela.

Después de muchos años, después de un viaje de camping que terminó con un caso grave de faringitis estreptocócica, y otro que terminó con un encuentro con una serpiente de cascabel del que escapamos por los pelos, no volví a hacer senderismo en mucho tiempo. Tampoco el resto de mi familia. Mis hermanas y yo crecimos, y los viajes con toda la familia no ocurren con la frecuencia de años pasados. La tradición de los Poconos casi ha desaparecido, pero el cumpleaños de mi madre la rescató.

Este año, ella tenía uno de esos cumpleanos especiales en los que se cumple una determinada edad (por mi seguridad al regresar a los Estados Unidos, no voy a decir cual). Para celebrarlo, mi padre, mis hermanas y yo empezábamos a planear una sorpresa para ella. Después de pensar varias ideas, decidimos que no había mejor sorpresa que restablecer una tradición que ella le encantaba. Sabíamos que era un buen idea porque no solo era el fin de semana de su cumple, sino que además era un buen momento para introducir en el senderismo al nuevo miembro de la familia, mi sobrino. Su primer cumpleaños había pasado y había llegado el momento darle regalarle una mochila.

pocono_river

Después de media hora en coche, mi madre descubrió nuestro destino, así que la sorpresa no fue tan sorprendente como habíamos esperado. Pero no importa, porque ella estaba muy contenta de que estuviéramos  regresando a un lugar con con tantos buenos recuerdos. Cuando llegamos, cuidadosamente pusimos a mi sobrino en su mochila nueva y empezamos a caminar.

Ese fin de semana, no fuimos tan lejos como lo habíamos ido antes, y tampoco no fuimos tan rápido, pero a veces, un viaje corto puede tener un gran impacto. En total, sólo hay cuarenta millas de caminos en ese parque, una cantidad diminuta en comparación al Camino de Santiago, pero un viaje que ha durado más de veinte años es algo especial sobre lo que escribir.

Share.

About Author

Carolyn

Soy una estudiante estadounidense de Comunicación y Literatura Española. En el futuro, quiero escribir y hacer investigaciones sobre la comunicación intercultural. Cuando no estoy estudiando, me gusta pasar el tiempo en la naturaleza, ir bicicleta, o explorar nuevos lugares en mi ciudad y alrededor del mundo.

Leave A Reply