Cómo elegir mochila para hacer el Camino de Santiago

0

Si te estás preparando para hacer el Camino de Santiago debes saber que hay un detalle que puede marcar la diferencia, el detalle de saber elegir la mochila correcta. Por eso, te damos unos consejos para tomar una buena decisión.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta a la hora de elegir una mochila para hacer el Camino, es que una vez llena, esta no debería sobrepasar el 7% del peso de nuestro cuerpo, lo que serían unos 7 u 8 kilos dependiendo de la época del año en la que vayamos a caminar, ya que por ejemplo, en invierno siempre tendremos que llevar un equipaje más específico para luchar contra el frío, y en verano, con el buen tiempo, tenemos la opción de hacer la colada cada día y llevar mucho menos peso en ropa de recambio.

A la hora de elegir el tamaño/capacidad de la mochila debemos hacer la reflexión de saber “qué tipo de peregrinos” somos, ya que algunos se desenvuelven mejor llevando menos equipaje que otros. Si somos de los que llevamos bastante equipaje y cargamos la mochila de extras por el “y si…” lógicamente necesitaremos una mochila con más capacidad, pero si por el contrario somos de los que reducimos el equipaje al mínimo, podremos optar una mochila más pequeña. Tenemos que saber que las capacidades de las mochilas se miden en litros.

tamanos

Además de la capacidad, otra característica importante a considerar, es su longitud. El largo de la mochila debe corresponder a la longitud de nuestro torso, para que todos los puntos de contacto y las tiras de sujeción queden a la altura y lugar adecuado. Sobre todo las sujeciones de hombro y cadera, ya que en esta última es donde debe apoyarse la mayoría del peso de la mochila. Las sujeciones de los hombros o asas, también son importantes, ya que estas mantienen a la mochila pegada a nuestro cuerpo, lo que evita que esta se balancee y nos ayuda a que nuestro centro de gravedad esté más próximo a nuestra vertical y por lo tanto tengamos una mayor estabilidad. Es muy útil, y aumenta la comodidad, si existe una correa que una las dos asas para que estas no se desplacen hacia el exterior de los hombros y nos provoquen dolor de espalda y sensación de llevar más peso del que realmente llevamos. Es muy importante cargar de manera correcta la mochila para evitar esa sensación de peso extra.

puntos_de_sujecion

Un nota para las mujeres. Aunque no es necesario elegir una mochila diseñada específicamente para mujeres, hay que decir que existen, y  aunque es posible que hayan menos opciones en cuanto a modelos, estas mochilas normalmente tiene dimensiones de torso más cortas y cinturones de cadera y hombros que están diseñados para adaptarse mejor al cuerpo de una mujer. Quizás sean pequeños detalles, pero en caminatas de tantos kilómetros, pueden hacerlo mucho más cómodo.

Una característica muy importante que debe tener una buena mochila además de ser cómoda y ergonómica, es que sea lo suficientemente rígida. La mayoría, por no decir la totalidad de mochilas de senderismo de cierta capacidad, llevan en su parte interior unas varillas o láminas metálicas a modo de esqueleto para que esta no se arrugue con el peso del equipaje y tire de las correas provocando deslizamientos e incomodidad cuando caminamos. Estas varillas o láminas se encuentran en la parte que está en contacto con nuestra espalda y siempre van protegidas con un acolchamiento bastante grueso que es la parte que entra en contacto con nuestra espalda. Es muy importante que nos sintamos cómodos con ese acolchado y con la posición en la que se encuentran los elementos metálicos.

ACOLCHADO + VARILLAS

La ventilación es otros de las características a tener en cuenta. Una Buena ventilación te ayudará a estar cómodo durante la ruta, ya que evitará que la espalda suda demasiado. Esto se vuelve muy importante si haces el Camino durantes los meses calor. El elemento que interviene en una buena ventilación es el propio acolchado del que antes hablábamos. Los diferentes canales o dibujos que lo forman permiten que el aire circule y que el sudor se evapore.

ventilacion

Si hablamos de compartimentos, lo normal es que exista un compartimento principal grande y bolsillos exteriores donde colocar pequeños objetos. Suele ser bastante práctico y cómodo contar con diferentes accesos a ese compartimento principal para poder acceder a los diferentes niveles de equipaje que vimos en el post donde explicamos cómo llenar la mochila. Contando con esos accesos extras y con esos bolsillos no tendremos que estar haciendo y deshaciendo continuamente la mochila cuando necesitemos coger alguna cosa.

COMPARTIMENTOS

Como elementos extras podemos encontrarnos con sujeciones donde poder enganchar cosas mediante mosquetones o gomas y tiras con las que atar equipaje extra como puede ser una esterilla o un saco de dormir. Algunas también cuentan con una funda impermeable propia que se guarda en un bolsillo, la mayoría de las veces no visible a simple vista.

Algunas mochilas llevan un espacio extra para añadir un “Camelback” y enganches para sujetar las gomas que van desde la bolsa hasta nuestra boca. Esto puede ser una solución para mantener una hidratación constante sin tener que parar a tirar mano de la botella o cantimplora, pero si nos decantamos por esta opción debemos ser cuidadosos con el mantenimiento y limpieza del camelback.

Esperamos que esta publicación no haya sido tan pesada como una mochila de 15 kilos y os ayude a elegir una mochila que os haga sentir ligeros como un pajarillo.

Share.

About Author

Isaac Martínez

Soy diseñador multimedia, hiker experimentado y arquitecto de Rutas en Vojo. Un día descubrí el Camino de Santiago y ya no me lo pude sacar de la cabeza. Me gustaría compartir con todos vosotros la experiencia y conocimientos que he podido adquirir a lo largo de cientos de kilómetros recorridios por esta y otras rutas, y dar a conocer consejos, historias y curiosidades que te ayuden a disfrutar mucho más tu Camino.

Leave A Reply